miércoles, 9 de agosto de 2017

Trekday veraniego (29-julio) y jornada de juegos (5-agosto)

Hace unos días unos cuantos miembros del club se reunieron durante dos fines de semanas consecutivos en el tradicional Trekday veraniego y en una novedosa jornada de juegos. Nuestro compañero Javier, el antiguo responsable del blog, ha desempolvado el teclado y ha preparado una crónica de ambos eventos. Es un placer verle de nuevo en el puente, señor ;-) 

Aunque muchos miembros del club están disfrutando de vacaciones estos días y han aprovechado para salir fuera, siempre hay unos cuantos que nos quedamos por aquí. Así, siguiendo un poco lo que hicimos otros años, convocamos un trekday en la Sierra el pasado sábado 29 de julio.


Ciertamente, nos juntamos muy poquitos, pero suficientes para pasárnoslo genial. Tuvimos una jornada un poco diferente, pues hicimos muy pocos visionados para dar así cancha a otros ‘asuntos’. 

De lo primero, como ya viene siendo costumbre, aprovechamos para revisar los capítulos que tocaban esa semana de la actividad Star Trek Entre Amigos:  Duérmete niño y  Suelo habitado. Por cierto, con estos episodios tomamos una pequeña pausa veraniega que ya se ha anunciado convenientemente en el grupo Facebook de soporte. Igual los que aún no participáis en esta actividad podéis aprovechar el tiempo de vacaciones para sincronizaros y uniros a la misma a la vuelta... ¡Ánimo!. También disfrutamos de una peli de anime (bueno, realmente una historia en dos capítulos): Landlock,  que nos presentó nuestro amigo Miguel A.. Muy interesante. 

Como anticipaba, tomando la circunstancia de que eramos relativamente pocos, aprovechamos para jugar juegos de mesa. En particular echamos una larga partida al juego de El Ministerio del Tiempo.
 


Fue bastante divertido, pero casi más por el hecho de nuestro propios errores: cada ronda descubríamos que había una regla nueva o que estábamos haciendo algo mal. Como ejemplo, comentar que sólo al final nos dimos cuenta de que el máximo de jugadores es 4 no los 6 que estuvimos a ello —eso explicaba muchas cosas— ;-). Con todo, no pasa nada: el objetivo era divertirse y el hecho es que disfrutamos de lo lindo. Juego recomendable, por cierto; hay que repetir. 


Tan buen gusto nos dejó el tema, que decidimos volvernos a convocar al sábado siguiente (5 de agosto) para una jornada de sólo juegos de mesa.

En esta ocasión, la otra media docena de cochranianos que nos juntamos también en Villalba, le estuvimos dando a Una Noche (un juego rápido y supersencillo de hombres lobo —me recordó al juego del asesino que hacíamos en el cole hace muchos años—), a  Lazos de Sangre ...


 ... (enfrentamiento entre clanes de criaturas de la noche, algo más complejo pero rápidamente le cogimos el tranquillo —era nuevo para todos— y pudimos realizar varias partidas —no eran muy largas— controlando ya el tema de estrategias) ...
 

 ... y a la estrella del día, el no por menos clásico menos divertido Cluedo de toda la vida. 


A destacar que nuevamente era la primera vez para todos. La primera y quizás segunda partida costaron, pero luego ya íbamos dominando la situación hasta tal punto que nos encantó. Por cierto, de cara a alguna convención (la próxima MiniCon de octubre, por ejemplo), ¿cómo veríais un Cluedo de mesa totalmente ambientado en Star Trek - TNG? … uhmmm, pues os adelanto que “¡estamos trabajando en ello!”.